Llame ahora » (+34) 91 000 14 28 - 680 410 058 - 665 228 516

Estudio de Artes Escénicas y Audiovisuales

Meryl Streep

Jueves, 11 Febrero 2016 15:19

Intensidad, tenacidad, pasión, constancia, método: son características todas implícitas en la fusión de un lenguaje actoral del cual no puede esperarse más que grandes interpretaciones de grandes papeles… Un permanente ejemplo de ello es el trabajo de uno de los iconos más laureados de la interpretación orgánica, Mery Streep. Como tema para reflexionar, hemos escogido una entrevista en la que habla sobre su experiencia en su rol de Margaret Thatcher en La Dama de Hierro.

¿Cuál fue tu respuesta inicial cuando la directora Phyllida Lloyd te propuso interpretar el papel de Margaret Thatcher?
Cuando Phyllida me dijo que tenía una película entre manos que trataba sobre la vida de Margaret Thatcher y sobre los asuntos acerca de ser una líder, me interesó en seguida. No hay muchos líderes que sean mujeres, como no hay muchos productores o directores a los que les interese explorar qué significa ser una líder. Pensar sobre las barreras que Margaret Thatcher tuvo que romper para tomar el mando de Reino Unido me supuso ponerme en la mentalidad de una mujer de finales de los 70, cuando ella se alzó como líder del partido. Intento explicarles a mis hijas lo diferente que era el mundo en aquel entonces, aunque algunas cosas sigan igual…
Fue interesante investigar sobre una mujer que creció durante la Primera Guerra Mundial y la posguerra en Gran Bretaña, una época de escasez y reconstrucción, y ver cómo alguien edificaba su propia filosofía y la ponía en práctica con soluciones para lo que ella consideraba las carencias del bienestar económico de su país. Fue ver a una persona solucionar los grandes problemas del mundo de una manera que entonces no se esperaba de una mujer.

Margaret T. se unió a un club de chicos –un mundo de clase alta- y tomó total control sobre él…Dejando a un lado las tendencias políticas de cada uno, aquello fue un logro de peso.
Para mí, el sólo hecho ir al primer ensayo ya fue completamente sobrecogedor, puesto que allí se encontraba una cantidad de actores británicos maravillosos, creo que unos 40 o 45. Yo era la única mujer de la sala y tuve una sensación parecida a la de Margaret Thatcher cuando entró en las reuniones del Partido Conservador. Los días en los que grabamos en el Parlamento o recreábamos el Parlamento fueron muy interesantes, ya que la forma en cómo uno domina la habitación o en cómo uno consigue persuadir a un público sobre un asunto de política económica es algo que, como seres humanos, todavía nos supone un esfuerzo.
He visto que las directoras todavía tienen que pelear para ser las que tienen el mando. Todavía la sociedad no se siente cómoda con la idea de una mujer líder. Margaret Thatcher sentó la base para ello, debido a que mostró cómo puede una mujer ser líder; no tenía ningún problema para llevar el timón, y de algún modo los hombres sabían cómo seguir sus órdenes. Mi opinión es que cuando las mujeres no están seguras de cómo llevar el liderazgo o se preocupan sobre cómo se les percibe o sobre si perderán su feminidad, es cuando pierden su potencial de liderazgo.

Dos temas que salen a flote son tener el amor y perderlo, y tener el poder y perderlo. ¿Cuál de los dos te fue más importante?
Pienso que si la la cinta ha tenido éxito, ha sido porque el peso de algunos momentos de su vida política de mucha presión y tensión, ha sido el mismo que algunos eventos de su vida privada que tuvieron gran repercusión en su persona. Intentamos hacer una película sobre un ser humano integral, no sólo sobre una mujer líder.
Margaret afirmaba que, si tomas decisiones duras, la gente te odiará hoy; pero te lo agradecerán durante generaciones. Ese es el modo en el que un líder debe pensar, aunque también es cómo una madre debe pensar: sí, ahora resulta muy doloroso, ahora me odia por lo que no le estoy dejando; pero se mostrará agradecido/a a largo plazo. A mi parecer, son preocupaciones parecidas. Cuando se piensa a corto plazo, se obtiene un político popular, más es en el largo plazo donde tenemos que fijar la vista.

La película es sorprendentemente apolítica. ¿Crees que la gente se extrañará?
No llegué al set con una agenda política sobre Margaret Thatcher. Sinceramente, sabía muy poco sobre sus tendencias políticas. Sabía que eran similares a muchos de los principios del presidente Reagan, que me eran más familiares; aunque ella no estaba de acuerdo con todos.
Por lo tanto, como actriz estaba más interesada en el coste que sus decisiones políticas tuvieron en ella como ser humano que en las líneas políticas que siguió. Cierto, tratamos de representar con la mayor precisión posible fue la causa por la que se le detestaba por sus principios políticos, y por qué le admiraba tanta gente por sus decisiones políticas. Y aún así, nos importaban más los estragos que causan al individuo cierto tipo de decisiones. Cuando eres el líder y tienes tal responsabilidad en tus manos ¿cómo te afecta como ser humano y cuánta fuerza se necesita para seguir siendo fuerte?

Interpretas a Margaret durante un periodo de 40 años. Ha tenido que ser un reto increíble.
Es un reto interpretar a alguien mayor de 40 años, pero una vez que alcanzas mi edad, todavía te crees que tienes 20, así que no supone tanto problema. Y es que alguna parte de ti, todavía piensa que eres la misma que cuando tenías 16, 26, 36, 46 o 56. La gran ventaja, por lo tanto, es que tienes acceso a toda la gente y todas las edades que ya has tenido.
Es una oportunidad maravillosa. Normalmente, las películas solo te sitúan en una época determinada, pero esta cinta retrocede en el tiempo; recorre toda una vida, lo que fue realmente emocionante de probar.
También me gustaría mencionar, además del gran trabajo de J.Roy Helland y Marese Langan, que la reconstrucción de la Margaret mayor se ha debido en gran parte a la brillante transformación que Mark Coulier ha conseguido gracias a las prótesis.

¿Cuál fue la cronología de la grabación?
El segundo día de grabación, cuando acababa de bajar del avión que salió de Connecticut, hablando así, grabamos la escena de la reunión del Gabinete, donde ella ya casi está al mano. Pero respondiendo a tu pregunta, no me ayudaron en absoluto con la cronología de la grabación. Igualmente creo que fue bueno saltar directamente a una escena tan ambiciosa, ya que hizo que me comportara como un marine, lista para la batalla, lista para batallar todos los días de la grabación.
Ahora, cuando me levanto cada día me digo: “Gracias a Dios que no soy el líder del mundo, que no soy el presidente Obama”. ¡Es que menudo trabajo! Después de interpretar a un personaje de proporciones shakesperianas, la sensación con la que te quedas es de apreciación. Me siento muy sobrecogida y humilde por la perspectiva de la carga que llevó. Es una posición enorme, aterradora y completamente abrumadora el enviar a la gente a una situación de peligro de muerte, y luego irte a dormir por la noche. Se suelen obviar las responsabilidades, las cargas morales, y consideramos que las figuras públicas son una especie de monstruos o dioses y la verdad es que estamos todos en una posición intermedia.

Durante la producción, publicaron una foto de ti personalizada como Margaret Thatcher y fue portada no solo de los periódicos británicos, también de la prensa internacional. ¿Cómo reaccionas cuando sucede algo así?
Cuando se publicó la imagen en las agencias de noticia de China, del sureste de Asia y otros lugares que nunca habríamos pensado que estuvieran interesados, por supuesto, nos emocionamos todos. Pensamos “vaya, a lo mejor no es una película solo para 7 personas en Westminster”. Fue realmente alentador para mí.
No obstante, considero que hay una parte del público que se subestima, que es el público femenino; por lo general ni se tiene en cuenta los personajes que le interesa. Hay ganas de saber más acerca de Margaret Thatcher, porque sentó la base en muchos años. Creo que esta cinta interesará a todo tipo de personas, incluso a aquellas que les aburre lo productos que se les ofrece y no van normalmente al cine.

¿Cómo fue recrear las escenas en las que Margaret Thatcher pronunció discursos en la Cámara de los Comunes?
Me supuso una gran presión. De cierta manera, me puso en la piel de Margaret Thatcher. Ella era una de las pocas mujeres políticas en aquel entonces. Había otras mujeres, pero ella fue de las pocas que llegó a lo alto. Y no lo hizo mediante el esfuerzo de los medios de comunicación, o quien quiera que construya las carreras políticas en el sistema actual, por lo menos en mi país. No se trataba de lo amable que parecieras, se trataba de la competencia. Margaret Thatcher tenía que estar más y mejor preparada que nadie, tenía que pensar en las respuestas a todas las preguntas que le pudieran hacer (también tenía que prepararse para las preguntas que nunca se le ocurriría a nadie preguntar) Y es había tanto en contra de la idea de una mujer líder, que para no perder su posición tenía que ser mejor que cualquier hombre que pudiera tomar el mando.
Por lo tanto, fue muy emocionante. Ver las grabaciones de sus logros, a las que tuve cierto acceso, y ver lo preparada que estaba, constatar cuán minucioso era su discurso, las ganas que tenía para la batalla… esas ganas son emocionantes. Es lo que le costó llegar a ser una líder.

 

Fuente: http://www.film4.com/special-features/interviews/q-and-a-interview-meryl-streep-iron-lady
Traducción: Amaia Insausti

Más en esta categoría: « Nicolas Cage Hugh Jackman »

Vídeo-entrevista con Bonnie Morín

Vídeotestimonios

Testimonios

  • Marta Bolaños
    Marta Bolaños
    Una de las cosas que mas me gustó cuando comencé los estudios…
  • Gabriela Andrade
    Gabriela Andrade
    Considero que las personas vivimos al límite y no nos permitimos sentir…
  • Amaia Insausti
    Amaia Insausti
    En tres años en Método Madrid he aprendido lo que no he…
  • Omar Uzcátegui
    Omar Uzcátegui
    Bonnie Morín Método Madrid” abrió una puerta que nunca imaginé poder abrir. En…
  • Cruz Lopéz-Cortón
    Cruz Lopéz-Cortón
    He sido alumna del Estudio Bonnie Morín, de Método Madrid Producciones, donde…
  • Pepe Caraballo
    Pepe Caraballo
    Bonnie y Cristian son una pareja de profesionales de la escena y…
  • Luis Jaspe
    Luis Jaspe
    "Estaba enamorado del teatro, nunca lo había hecho pero lo estaba".  Luis…
  • Felicia Canetti
    Felicia Canetti
    "Conocí a Bonnie Morín hace muchos años atrás cuando me invitó a…
  • Arantxa Noriega
    Arantxa Noriega
    He seguido muy de cerca a Bonnie Morín durante estos años y…
  • Emilio Macías
    Emilio Macías
    He estado durante un año en Método Madrid bajo la tutoría de…
  • Kuni Tomita
    Kuni Tomita
    Yo antes nunca creía en una formación para el actor. Hasta que…

Famosos del Método

  • Robert De Niro
    Robert De Niro
    Desde su primer gran papel en Malas calles (1973) y El padrino…
  • Nicolas Cage
    Nicolas Cage
    Interesante entrevista del año 1995, donde el reportero Robert Ebert formula preguntas…
  • Meryl Streep
    Meryl Streep
    Intensidad, tenacidad, pasión, constancia, método: son características todas implícitas en la fusión…
  • Hugh Jackman
    Hugh Jackman
    Con el teatro aprendes mucho de ti mismo y de cómo aferrarte…
  • Dustin Hoffman
    Dustin Hoffman
    James Lipton: ¿Dónde naciste? Dustin Hoffman: En Los Ángeles, es difícil admitirlo…

Nuestros Vídeos más Destacados